Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 26 de enero de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Manuel Mario Sarmiento
Rosario - Argentina
Mis primeros "aportes" a la escritura fueron poemas gauchescos, desarrollados quizás,bajo la inspiradora influencia de Don José Hernández y su "Martín Fierro".
Más tarde llegarían los cuentos y los microrelatos, que fueron surgiendo, y lo siguen haciendo, durante mi aprendizaje en el arte de la pluma.Ojalá sean de vuestro agrado aquéllas obras de mi autoría, que compartamos de aquí en más, en este blog.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Julio 2009
MINUTOS ANTES
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Diseño web

Últimos comentarios de este Blog

13/03/11 | 08:20: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, mi intención es solo de amistad y de contar en mi grupo con escritores argentinos, puedes promocionarte exponiendo tus poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí porque me encantó como te definiste en tu perfil, además porque me gusta que haya poetas quiero contar con algún poeta argentino y vos podrías serlo, dale te animás? En nuestro grupo hay de varias edades pero todos con un corazón tierno, sensible, y jovial, podrías aportar cosas muy lindas e interesantes, en poesías, cuentos o lo que desees! Yo no escribo pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco, por eso si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustán conocernos, también pueden decirle a alguien de sus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a ustedes si quieren mandarnos algo sobre:"La Amistad" "Las fotos","El Verano","El mar" "La playa","Los barcos","Las Sirenas","En el fondo del mar" "Los Amigos","El amor","La primera cita","Encuentros","Estar enamorada/o","Conociéndonos","La primera vez","Los Carnavales" "Las Hadas y los duendes","Los disfraces","Las caretas","Volver a empezar","A trabajar!","El primer día de clases","La Mujer","La mano solidaria","Dar y recibir","Nunca más","La verdad","No me olvidaré" "Los recuerdos","Te acordás?","El Otoño" o todo lo que quieras que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apuestan a la Amistad y aceptan comprometerse con ella, te invito a vos y a tus contactos, conocidos o amigos a que transiten nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio les ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida, y no importa que seas de lejos, sos de Argentina y eso me basta! Me encanta valorar a nuestros poetas argentinos y tal vez algún día quién sabe las vueltas de la vida nos conocemos! Todo puede suceder ya nos encontramos con gente de Jujuy, de Comodoro Rivadavia, así por qué no con vos? Todo puede ser posible, la esperanza no hay que perderla!Para nosotros no existen fronteras ni distancias, ni obstáculos cuando existe entre dos personas las ganas de querer, de apostar y comprometerse con la Amistad y en ser buenos amigos!Soy de Temperley, Bs.As, Argentina, Psicopedagoga, Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
03/01/10 | 23:21: Rolando dice:
Impresionante, Manuel... "Minutos antes", Muy buen ritmo, suscinto, preciso...Tremendo.Felicitaciones Te invito a leer en "lapacienteimpaciente" algunas de mis producciones, y comentarlas si te place. Cordial saludo.R.M
27/07/09 | 10:04: FipKyTFgzyh dice:
Derrick Ashong!, SEX ZOO
Vínculos
El secreto de la tercera puerta El secreto de la tercera puerta


En este primer libro -de una saga de cinco- se narra las aventuras de un jovencito, llamado Ferm&... Ampliar

Comprar$ 25.00

Escuchá Radio De Tango

camino de los eucaliptos





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

FÁBULAS



FÁBULAS

 

 

Las dos ancianas estaban sentadas frente a la inmensa ventana de la sala del Hogar La Merced. La mañana había adquirido un tono grisáceo, y las hojas de los árboles del gran parque habían sido despojadas rápidamente del brillo que lucieran desde temprano. Una bandada de palomas cruzó por la porción de cielo enmarcada por el ángulo superior derecho del ventanal. El fuerte viento del Este comenzó a sacudir en forma violenta a las frágiles ramas de los ficus. Una mujer apareció de pronto en la terraza de una casa lindante con el fondo del predio y en segundos juntó la ropa que colgaba de la soga; apenas su figura salió de escena, las primeras gotas de lluvia pegaron en los vidrios.

La mujer sentada del lado izquierdo, y que parecía ser la más joven, habló:

­­—… Estas tormentas de marzo…Le apuesto a que a las cinco de la tarde tendremos otra vez treinta grados de temperatura.

La otra mujer, que había quedado concentrada mirando hacia fuera,  sin escuchar el comentario de su amiga, dijo:

— ¿Elvira, le conté que alguna vez me dedicaron un libro?

— No estoy segura, Griselda. Creo que hace tiempo me habló usted de algo así pero no recuerdo los detalles; cuénteme, por favor.

Griselda Molina, de ochenta y cinco años, de hablar sereno, y con un leve temblor en su mano izquierda, cerró los ojos por unos segundos y, luego de tragar saliva y acomodarse en el sillón, comenzó el relato:

— Esto ocurrió hace muchísimos años; tantos, que ya he perdido la cuenta, pero fue en la década del treinta. En ese entonces mi madre, ya viejita, trabajaba en la casa de una familia, en Bánfield. La dueña de la casa era una señora llamada Herminia, quien vivía junto con su hermana y su hija, Ofelia. Julio, el otro hijo de doña Herminia, vivía en una pensión de Capital Federal, donde ejercía como profesor, y venía a la casa de la madre los fines de semana. El señor Julio habrá tenido en ese entonces unos veintitrés años; era un hombre delgado, alto, tenía una mirada triste, era respetuoso, y muy inteligente; los días que estaba en la casa leía mucho, y también escribía, sí, escribía poemas y cuentos. Desde el primer instante en  que lo vi, sentí algo muy especial por él.

Elvira, que escuchaba con suma atención las palabras de Griselda esbozó una ligera sonrisa y preguntó:

    ¿Se había enamorado, Griselda?

    No sé si fue enamoramiento pero…yo esperaba con muchísima ansiedad a que llegaran las tardes de los viernes, que era cuando el señor Julio entraba por la puerta del frente. Como le decía, mi madre ya tenía unos cuantos años, pero no quería dejar de trabajar; entonces yo la acompañaba a la casa de doña Herminia para ayudarla en sus quehaceres. Entre otras cosas, el lavado de ropa estaba a mi cargo, puesto que para ella se había convertido en una verdadera tortura por la artritis que aquejaba sus manos.

— ¡Pobrecita! Entiendo su sufrimiento por propia experiencia —acotó Elvira.

Griselda continuó hablando:

  Un día, creo que fue en primavera, estaba yo lavando ropa a pocos metros de la galería, debajo de la cual estaba el señor Julio con un cuaderno sobre las piernas. Parecía  muy pensativo, y de a ratos escribía; también advertí que cada tanto me observaba. La mañana era límpida y serena; sólo se escuchaba en forma espaciada el canto de una calandria que había anidado en un pino del fondo del terreno. En cierto momento, y alterando el silencio reinante, el señor Julio recitó algo así: “…como vidrio molido, la espuma del jabón se enconaba en las grietas de su piel.” Al escuchar esta frase, que no entendí totalmente, pero que sonó melodiosa en mis oídos, di media vuelta buscando con la mirada al señor Julio y fue cuando éste agregó: “Griselda, viéndote trabajar se me acaban de ocurrir algunas ideas  para un cuento; te lo leeré apenas lo tenga terminado”.

    ¿Y, Griselda? ¿Se lo leyó? ¿De qué trataba?

    Mire, Elvira, pasó mucho tiempo hasta que yo pudiera enterarme. Los hechos se sucedieron así: A la semana siguiente, al señor Julio le llegó una notificación de una escuela de Bolívar por una vacante para dictar clases allí; viajó de inmediato y comenzó a trabajar; él esperaba hacía mucho esa oportunidad. Por supuesto ya no venía los fines de semana a Bánfield. Pasaron algunos meses, y al año siguiente mamá falleció; su delicado corazón había dicho basta. Junto con mi hermana nos mudamos a la casa de una tía en Lobería y comenzamos a trabajar en ese lugar. Pasaron algunos años, y a través de cartas de doña Herminia supe que el señor Julio estaba entonces en Mendoza, y que le estaba yendo muy bien en la vida. Un buen día, siete años después de que nos alejáramos de Bánfield, llegó una encomienda a nuestra casa. El paquete venía desde Mendoza, y al abrirlo, descubrí un libro y una carta del señor Julio donde me contaba sus experiencias en todo el tiempo transcurrido; además me indicaba en que página del libro estaba el cuento que él había prometido leerme, y me pedía disculpas por no haberlo hecho. Al abrir el libro había una dedicatoria que decía…

Las palabras de Griselda fueron interrumpidas por una enfermera que llegó ordenando:

— Bueno, “niñas”, es la hora del descanso; no lo tomen a mal, pero ustedes saben que somos muy estrictos en este aspecto.

Resignadas, pero a sabiendas de que por la tarde tendrían mucho tiempo para continuar charlando, las dos mujeres se dirigieron a sus cuartos.

 Mientras avanzaba lentamente ayudada por un bastón, Elvira pensaba: “Pobre Griselda, es un poco fabuladora, pero es buena persona; además, si no nos escuchamos entre nosotras, ¿quiénes…? ¿Nuestros hijos o nietos…?

Griselda llegó a su habitación y se acostó con rapidez. Con la luz encendida, cerró los ojos por unos segundos para escuchar llover; se identificaban claramente las gotas, que con distinta sonoridad, pegaban en las plantas o en las lajas adyacentes a su cuarto. Abrió los ojos y estiró su mano izquierda buscando el cajón de la mesita de luz; sacó de allí un libro de tamaño mediano, con tapas azules, ya deslucidas. Lo abrió, y de la primera hoja en blanco, ahora muy amarillenta, leyó, como lo hacía todas las veces que se acostaba: “Para Griselda Molina, quien, en una agradable mañana  de Bánfield, consiguió despertar mi inspiración; con mucho cariño y el mayor  respeto: Julio Florencio Cortázar”. La mujer apoyó el libro en su pecho y apagó el velador. Afuera todavía llovía.

 

 

 

Manuel Sarmiento

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Excelente Excelente - 3 votos  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
17/06/09 | 11:25: Marcelo dice:
Me emocionó el cuento! Es un sentimiento de frescura poder descubrir en un corto relato tanta profundidad que te obliga a la reflexión placentera... Siga así don Manuel! Siga con estos cuentos y por favor no se dedique a los chistes gráficos, como me propuso en la secundaria! Un abrazo desde el corazón. Marcelo
pirenh@hotmail.com
 
17/06/09 | 10:48: stellamaris (detrasdelespejo) dice:
Genial MANUEL! MUY BIEN CONTADO NO PODES DEJAR DE LEER Y PENSAR; CUANTAS HISTORIAS ASI DEBE HABER DESPARRAMADAS Y QUE NUNCA NOS ENTERAREMOS TENDEMOS A PENSAR QUE NUESTROS REFERENTES NACIERON ASI NUNCA TUVIERON NIÑEZ NI NUNCA FUERON DESCONOCIDOS TE MANDO UN BESO
rojas.stellamaris@yahoo.com.ar
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS