Home | Blogs | Foros | Registrate | Consultas | Domingo 26 de enero de 2020
Usuario   Clave     Olvidé mi clave
     
Ir a la página de inicioIr a los Blogs
Mi Perfil
Manuel Mario Sarmiento
Rosario - Argentina
Mis primeros "aportes" a la escritura fueron poemas gauchescos, desarrollados quizás,bajo la inspiradora influencia de Don José Hernández y su "Martín Fierro".
Más tarde llegarían los cuentos y los microrelatos, que fueron surgiendo, y lo siguen haciendo, durante mi aprendizaje en el arte de la pluma.Ojalá sean de vuestro agrado aquéllas obras de mi autoría, que compartamos de aquí en más, en este blog.
Archivo de entradas | Mostrar datosDesplegar
Ocultar datos Julio 2009
MINUTOS ANTES
Mostrar datos Junio 2009
Mostrar datos Octubre 2008
Mostrar datos Septiembre 2008
Mostrar datos Agosto 2008
Mostrar datos Julio 2008
Publique su taller

Últimos comentarios de este Blog

13/03/11 | 08:20: MONINA dice:
Hola, te felicito por todo lo que expusiste, todo me gustó mucho, me encantaría contar con vos en mi grupo de amigos, es por eso que te invito, mi intención es solo de amistad y de contar en mi grupo con escritores argentinos, puedes promocionarte exponiendo tus poesías o escritos o tus sentimientos o tus sueños, te elegí porque me encantó como te definiste en tu perfil, además porque me gusta que haya poetas quiero contar con algún poeta argentino y vos podrías serlo, dale te animás? En nuestro grupo hay de varias edades pero todos con un corazón tierno, sensible, y jovial, podrías aportar cosas muy lindas e interesantes, en poesías, cuentos o lo que desees! Yo no escribo pero me gusta leer poesías, reflexiones, frases, cuentos, relatos, textos breves, de todo un poco, por eso si querés formar parte de mi grupo de amigos: “PUNTO DE ENCUENTRO AMIGOS DE BS.AS”, si gustán conocernos, también pueden decirle a alguien de sus conocidos o amigos, si quieren ser nuestros amigos y al igual que a ustedes si quieren mandarnos algo sobre:"La Amistad" "Las fotos","El Verano","El mar" "La playa","Los barcos","Las Sirenas","En el fondo del mar" "Los Amigos","El amor","La primera cita","Encuentros","Estar enamorada/o","Conociéndonos","La primera vez","Los Carnavales" "Las Hadas y los duendes","Los disfraces","Las caretas","Volver a empezar","A trabajar!","El primer día de clases","La Mujer","La mano solidaria","Dar y recibir","Nunca más","La verdad","No me olvidaré" "Los recuerdos","Te acordás?","El Otoño" o todo lo que quieras que tengan que ver con estos temas y quieran además tener nuevos amigos, tener una linda amistad duradera, fiel e incondicional, si apuestan a la Amistad y aceptan comprometerse con ella, te invito a vos y a tus contactos, conocidos o amigos a que transiten nuestro camino de la Amistad con nosotros a cambio les ofrecemos toda nuestra amistad, estar en las buenas como en las malas, ser una buena compañía a través de mensajes, Chat o en encuentros de grupo en salidas varias, nuestro lema es: “Unirnos por la Amistad” Creemos que es un pequeño y humilde aporte para “La Paz en el Mundo”, dale aceptás? Te estaremos esperando con toda la buena onda y amistad por siempre y yo con los brazos abiertos virtualmente y quizás algún día en persona para darte la bienvenida, y no importa que seas de lejos, sos de Argentina y eso me basta! Me encanta valorar a nuestros poetas argentinos y tal vez algún día quién sabe las vueltas de la vida nos conocemos! Todo puede suceder ya nos encontramos con gente de Jujuy, de Comodoro Rivadavia, así por qué no con vos? Todo puede ser posible, la esperanza no hay que perderla!Para nosotros no existen fronteras ni distancias, ni obstáculos cuando existe entre dos personas las ganas de querer, de apostar y comprometerse con la Amistad y en ser buenos amigos!Soy de Temperley, Bs.As, Argentina, Psicopedagoga, Coord.Gral.: MONINA Para Suscribirse: puntodeencuentroamigosdebsas-subscribe@gruposyahoo.com.ar
03/01/10 | 23:21: Rolando dice:
Impresionante, Manuel... "Minutos antes", Muy buen ritmo, suscinto, preciso...Tremendo.Felicitaciones Te invito a leer en "lapacienteimpaciente" algunas de mis producciones, y comentarlas si te place. Cordial saludo.R.M
27/07/09 | 10:04: FipKyTFgzyh dice:
Derrick Ashong!, SEX ZOO
Vínculos
La creación literaria, un juego para des-encontrar la palabra La creación literaria, un juego para des-encontrar la palabra


"¿Por qué razón alguien recurre a la creación literaria? ¿Es &... Ampliar

Comprar$ 30.00

camino de los eucaliptos





Escribí un comentarioEscribí tu comentario Enviá este artículoEnvialo a un amigo Votá este artículoVotá este texto CompartirCompartir Texto al 100% Aumentar texto

MI VIDA NO FUE LA QUE VIVÍ



MI VIDA NO FUE LA QUE VIVÍ

 

Mi vida no fue la que viví, escribió Gladis antes de quedarse dormida.

Ese día había comenzado como todos los demás. A las seis en punto se encendió el radio-reloj. Esbozó una sonrisa incrédula, irónica, al escuchar a Serrat decir: “Hoy puede ser un gran día...”. Antes de terminar la canción se entredurmió por unos minutos, y en ese trance en que entramos cuando no queremos resignarnos a tener que levantarnos, soñó con sus 15 años, la fiesta abortada, y los padres explicándole que debido al divorcio en trámite, no era momento para festejos. La escena tenía un fondo azul intenso; de pronto el vestido blanco con un gran moño detrás se tiñó de rojo, y sus padres extendieron las manos ensangrentadas. Ella quería retroceder pero las piernas no le respondían. La madre le imploraba: “Gladis, hija, por favor.”

Se despertó agitada y transpirada. Escuchó que desde la habitación contigua la llamaba Adela: “¡Gladis, hija, estoy toda mojada; vení, vení rápido!”. Bajó de la cama tan rápido como le permitieron sus ciento veinte kilos de peso y el pie izquierdo maltrecho por la diabetes crónica que la aquejaba.

Recién después de haber cambiado a su madre, limpiado la cama, y de servirle el desayuno, fue al baño para arreglarse. Mientras se peinaba, enumeraba las tareas que le había encargado Adela: Ir a P.A.M.I, para hacer autorizar la electromiografía y sacar turno para el dermatólogo; al Banco Nación, para cobrar la jubilación y, a la vuelta, pasar por la farmacia Mutual ( “No te olvides del Lexotanil, anoche me costó dormir”, le había dicho ) y por la granjita de la esquina (“Pregúntales si llegaron las galletitas que me gustan a mí, ellos ya saben”). Gladis recordó que hoy tenía que entregar uno de sus trabajos de costura. “A lo mejor a la tarde tengo tiempo de terminarle la camisa a Nelly”, calculó.    

Mientras esperaba turno en P.A.M.I, vio en un diario prestado el anuncio del capítulo final de la novela de todas las noches. Se animó. Era una de esas pequeñas alegrías que la ayudaban a sobrellevar sus días de hastío.

Aburrida,  faltaban dieciocho números para llegar al suyo, observaba a la gente circulando por el lugar, y a los que como ella, esperaban. Sus ojos se posaron sobre una joven mujer con dos nenas, las que miraban con expresión de ansiedad y gozo, cómo su madre sacaba de la cartera una golosina y la desenvolvía para ellas. Sintió envidia. Cerró los ojos y recuperó en su memoria el momento en que Rubén, el novio que después de siete años,  le decía que si no podía seguirlo por tener que cuidar a su madre, se olvidara de él. Ya nunca tendría una familia propia. No conocería el disfrute de ver crecer a sus hijos.

El anuncio del número que tenía en la mano derecha, la sacó de sus tribulaciones. Ya habían pasado dos horas y media desde que llegara allí.

Regresó a la casa pasadas las cuatro de la tarde, luego de ir por el banco, la farmacia, y la granja. Estaba muy cansada. Las piernas le dolían, y los pies hinchados ya no soportaban la contención de las sandalias. Se aprestaba a recostarse para aliviar su físico inflamado, cuando escuchó: “¡Hija, acordate de mis masajes antes de acostarte, ehh!”.

El paso de un churrero por la calle despertó a Gladis. Se levantó y, acercándose a la ventana, contempló la tarde. Apacible. Las hojas de los sauces, quietas. Las pocas nubes, suspendidas. La luminosidad particular de las seis de la tarde, con el juego de sombras rotando definitivamente hacia el Este. Dos perros jugando silenciosamente. El vuelo curioso de una paloma gris a ras del piso, para luego elevarse, girar sobre los pinos, y perderse. La calma que se quiebra por el paso de un camión gasolero y de los gritos de dos chicos jugando a la pelota; los hijitos de Nelly. “¡Nelly!, tengo que terminar la camisa”, recordó.

Después de dos horas; con la prenda ya lista, Gladis acortaba la espera del comienzo de la última entrega de su novela en el comedor, haciendo crucigramas y “pecando”  con un chocolate con almendras. El llamado débil pero desgarrador de Adela, la estremeció.

Al entrar en la habitación, la anciana estaba pálida, mojada, y temblorosa. Sus manos trataban torpemente de asirse del espaldar de la cama para incorporarse. “Hija, no estoy nada bien, siento que mi corazón quiere salírseme”, le dijo con poco aliento.

El médico de cabecera de P.A.M.I tardó en llegar. Antes, le había aconsejado a Gladis telefónicamente, que no dejara sola a su madre, le aplicara paños fríos, y le diera mucho líquido de beber -sin gas, aclaró-.

Al cabo de una hora el Dr Taborda se retiraba de la casa. Lo que parecía ser algo muy grave -Gladis había pensado en un infarto-, resultó sólo un leve pico de presión arterial; ya controlado con la administración sublingual de un medicamento y de un sedante por vía intramuscular. Acompañó al hombre hasta la puerta de calle, y al pasar por el comedor alcanzó a ver en el televisor, el momento preciso en que terminaba la novela tan esperada. “Sos una gran mujer, Gladis, una buena hija”, le dijo el médico al despedirse.

Apagó el televisor y fue a la habitación de la madre. Contempló la tranquilidad de su sueño. Se quedó parada junto a la cama, siguiendo los movimientos acompasados del respirar de Adela. En la cabeza le repicaban las palabras del Dr Taborda: “Buena hija”. “Buena hija”. La invadió un sentimiento de angustia y pesar, que rápidamente fue transformándose en resentimiento, odio, y repugnancia hacia el ser que descansaba plácidamente frente a ella. Fue un impulso. Tomó el pesado velador de bronce y lo blandió encima de la cabeza de la anciana. Su mano tenía un temblor incontrolable; los ojos se le inundaron de lágrimas. Dudó. “No puedo, no puedo”, se dijo. Soltó el velador y salió presurosa.

Lloró desconsoladamente en el baño. Sus pensamientos alterados fueron serenándose y encontraron un supuesto orden. Creyó tomar una decisión de supremo egoísmo, o de una sublime claridad dentro del oscuro estado de las cosas.

Fue al comedor y abrió el paquete de la farmacia. Separó veinte pastillas de Lexotanil. Después, en la cocina, preparó media jarra de jugo de naranjas. De la parte inferior de la mesada sacó el insecticida líquido que volcó dentro del jugo. Batió la mezcla con una cuchara. Volvió al comedor llevando la jarra. Tomó de a cuatro por vez, los sedantes. Se sentó a esperar.

Su mente estaba en blanco, ya no se atormentaba. Tenía tranquilidad. Se acordó de la paloma que vio a la tarde; sus alas extendidas, la paz. Atrajo con las manos la revista de crucigramas y en un rincón escribió: Perdón por no saber, no poder, o no querer ser libre. Esta es mi elección, mi decisión; es mi muerte. Mía, ya que mi vida...mi vida no fue la que viví...Ya no pudo sostener el lápiz. Sus párpados pesaban cada vez más.

Sintió los primeros espasmos en su estómago, y se durmió profundamente.

 

 

Manuel Sarmiento        

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Calificación:  Malo Regular Bueno Muy bueno Muy bueno - 1 voto  - Ingresá tu voto

Comentarios de nuestros lectores - Escribí tu comentario
24/09/08 | 12:35: eva dice:
Manuel: La NO VIDA de la pobre Gladys, se repite mansamente en cientos de mujeres como ella que terminan esclavas de sus padres viejos y enfermos , de quien es la culpa ? no lo se´...tal vez la educación que historicamente puso a la mujer en ese NO lugar, que tristeza!!!! me llenó de desesperación!! muy bien Manuel!! Excelente rescate de los sentimientos de la mujer, me asombra tu compresión del universo femenino, y tu sensibilidad para describirlo con lujo de detalles. Te sigo leyendo!
eva_mujerdescalza@hotmail.com
 
Últimas entradas del mes


Radio La Quebrada Radio de Tango Indexarte Escribirte OccidentesEscuchanos
Noticias | Efemérides | Novedades | Biografias | Textos | Audio | Recomendados | Entrevistas | Informes | Agenda | Concursos | Editoriales | Lugares | Actividades | Blogs | Letras de Tango I | Letras de Tango II | Contacto | Boletín
© 2006-2020- www.escribirte.com | Todos los derechos reservados   | Diseño Web | Canales RSSRSS